Por qué Mafalda es un mal ejemplo

Mi Cuenta